Las 6 mejores formas de arreglar el modo de suspensión que no funciona en Windows 11

El modo de suspensión es una característica útil de Windows para ahorrar energía cuando necesita alejarse de su escritorio. Por supuesto, la idea es reanudar el trabajo rápidamente sin reiniciar su computadora nuevamente e iniciar los programas. Sin embargo, puede agravarse cuando el modo de suspensión no funciona correctamente en Windows 11.

En esta publicación, veremos algunas posibles soluciones para ayudarlo a corregir el modo de suspensión que no funciona en Windows 11. Entonces, sin más preámbulos, comencemos.

1. Verifique la pantalla y la configuración de suspensión

Para comenzar a solucionar problemas, verifique la pantalla y la configuración de suspensión en Windows 11 para asegurarse de que no haya desactivado el modo de suspensión accidentalmente. Así es como puedes hacerlo.

Paso 1: Presione la tecla de Windows + X para abrir el menú Enlaces rápidos y seleccione Configuración de la lista.

Paso 2: En la pestaña Sistema, haga clic en Energía y batería.

Paso 3: Haga clic en Pantalla y dormir para expandirlo.

Paso 4: Establezca la duración del modo de suspensión que prefiera utilizando los menús desplegables junto a cada opción.

Después de realizar los cambios mencionados anteriormente, Windows debería entrar en modo de suspensión después de la cantidad de tiempo especificada.

2. Ejecute el Solucionador de problemas de Windows

Windows 11 incluye una gran cantidad de solucionadores de problemas capaces de detectar y resolver la mayoría de los problemas a nivel del sistema. Por lo tanto, si el modo de suspensión no funciona correctamente, puede ejecutar el solucionador de problemas de energía en Windows para ver si ayuda.

Paso 1: Abra el menú Buscar, escriba la configuración del solucionador de problemas y haga clic en el primer resultado que aparece.

Paso 2: Seleccione Otros solucionadores de problemas.

Paso 3: Por último, haga clic en el botón Ejecutar junto a Energía.

Windows revisará la configuración de energía actual y corregirá cualquier irregularidad.

3. Modificar las opciones de energía

Si el solucionador de problemas no encuentra ningún problema, deberá explorar las opciones de energía usted mismo. Dichos problemas pueden ocurrir si su PC está configurada para despertarse del modo de suspensión o si la función de suspensión híbrida está habilitada. Aquí se explica cómo deshabilitarlos.

Paso 1: Haga clic en el icono Buscar en la barra de tareas, escriba panel de control en el cuadro y seleccione el primer resultado que aparece.

Paso 2: En la ventana del Panel de control, use el menú desplegable en la esquina superior derecha para cambiar el tipo de ‘Ver por’ a íconos grandes o pequeños, y luego vaya a Opciones de energía.

Paso 3: Haga clic en Cambiar la configuración del plan junto a su plan de energía activo.

Paso 4: Haga clic en la opción ‘Cambiar la configuración avanzada de energía’.

Paso 5: En la ventana Opciones de energía, haga doble clic en Suspender para expandirlo.

Paso 6: Haga doble clic en Permitir temporizadores de activación para expandirlo.

Paso 7: Utilice el menú desplegable junto a Con batería y Conectado para seleccionar Desactivar de la lista. Luego, presione Aplicar para guardar los cambios.

Del mismo modo, habilitar la función de suspensión híbrida puede evitar que Windows entre en suspensión en ocasiones. Puede desactivarlo desde la misma ventana de Opciones de energía expandiendo el menú Permitir suspensión híbrida.

4. Evite que el mouse y el adaptador de red activen su PC

Otra razón por la que el modo de suspensión puede no funcionar como se esperaba es si su mouse o el adaptador de red siguen despertando a su PC desde el modo de suspensión. Así es como puedes cambiar eso.

Paso 1: Presione la tecla de Windows + S para abrir la Búsqueda de Windows, escriba administrador de dispositivos y presione Entrar.

Paso 2: Haga clic en ‘Ratones y otros dispositivos señaladores’ para expandirlo.

Paso 3: Haga clic con el botón derecho del mouse y seleccione Propiedades de la lista.

Paso 4: En la pestaña Administración de energía, desmarque la casilla que dice «Permitir que este dispositivo active la computadora». Luego, haga clic en Aceptar.

Del mismo modo, también deberá repetir los pasos anteriores para su adaptador de red actual. Para hacerlo, expanda los adaptadores de red en la ventana del Administrador de dispositivos. Luego, haga clic derecho en su adaptador de red y seleccione Propiedades.

En Administración de energía, desmarque la opción ‘Permitir que este dispositivo active la computadora’ antes de presionar Aceptar.

5. Deshabilitar inicio rápido

El inicio rápido es una característica ingeniosa de Windows que permite que su PC arranque más rápido después de apagarse. Sin embargo, esta característica puede interferir ocasionalmente con el temporizador de suspensión y evitar que Windows entre en modo de suspensión. Entonces, si el problema persiste, puede intentar deshabilitarlo por completo siguiendo los pasos a continuación.

Paso 1: Presione la tecla de Windows + R para abrir el cuadro de diálogo Ejecutar, escriba control y presione Entrar.

Paso 2: Cambie el tipo de vista a iconos y seleccione Opciones de energía.

Paso 3: Haga clic en ‘Elegir lo que hacen los botones de encendido’ en la barra lateral izquierda.

Paso 4: Haga clic en el texto en la parte superior «Cambiar la configuración que actualmente no está disponible».

Paso 5: Desmarque la casilla que dice ‘Activar inicio rápido (recomendado)’ y haga clic en el botón Guardar cambios en la parte inferior.

Reinicie su PC después de esto y compruebe si funciona el modo de suspensión.

6. Identifique y cierre los programas que mantienen su PC activa

Las aplicaciones y los procesos en segundo plano a menudo evitan que su PC entre en modo de suspensión. Si ese parece ser el caso, puede usar el símbolo del sistema para identificar esas aplicaciones y cerrarlas manualmente. Así es cómo.

Paso 1: Haga clic con el botón derecho en el botón Inicio y seleccione Terminal de Windows (Administrador) de la lista.

Paso 2: En la consola, pegue el siguiente comando y presione Entrar.

Powercfg /Requests

A partir de los resultados, cierre cualquier aplicación o programa que impida que su PC entre en modo de suspensión. Después de eso, el modo de suspensión debería funcionar normalmente.

Dormir bien

La mayoría de las veces, la configuración de energía mal configurada, las aplicaciones y el proceso en segundo plano, o un temporizador de activación causan tales problemas con el modo de suspensión. ¿Qué solución lo ayudó a solucionar cualquier problema con el modo de suspensión en su computadora con Windows 11?

Deja un comentario